Tratamientos realizados en nuestro centro
Servicios del área de periodoncia
  • Tratamiento periodontal no quirúrgico.

  • Desinfección profunda mínimamente invasiva.

  • Tratamiento periodontal quirúrgico.

  • Cirugía periodontal regenerativa.

  • Tratamientos mucogingivales: recubrimiento de la raíz expuesta. Corrección de disarmonías.

  • Tratamientos preprotésicos: corrección de las deformidades creadas por la pérdida dentaria. Alargamiento de la corona clínica.

  • Tratamientos orto-perio: preparación y control periodontal y mantenimiento del paciente ortodóntico. Recubrimiento de raíces expuestas por recesiones. Cementado de brackets a dientes incluidos para su posterior extrusión.

  • Estabilización funcional.

Área de periodoncia

Las enfermedades periodontales son patologías que afectan al periodonto, es decir, a los tejidos que rodean y sostienen a los dientes. Son patologías infecciosas causadas por bacterias que todos tenemos en la boca, alrededor de los dientes, y si no las eliminamos correctamente ganan acceso al espacio entre el diente y la encía, provocando una reacción inflamatória y destructiva que define a este tipo de enfermedades.

Las bacterías por sí mismas no son capaces de provocar esta enfermedad, sino que necesitan de un individuo susceptible (predisposición genética) y un medio ambiente propenso (tabaco, estrés, diabetes mal controlada, embarazo, fármacos...).

Una encía sana es de color es de color rosa pálido, firme y no sangra.

Evolución

Dependiendo de su grado de afectación, hay dos grandes grupos de enfermedades periodontales. Cuando afectan únicamente a la encía, causando un proceso inflamatorio reversible, se denomina gingivitis.

Si la gingivitis se mantiene mucho tiempo y, además, se dan otros factores (genéticos, ambientales, locales…), se inicia la periodontitis (común, aunque incorrectamente, llamada "piorrea"), en la que, además de la inflamación de la encía ya mencionada, se produce una destrucción más profunda que afecta a los otros tejidos del periodonto, es decir, al hueso alveolar, el cemento del diente y el ligamento periodontal. Esta destrucción es, además, irreversible y favorece la progresión adicional de la enfermedad al crear un espacio debajo de la encía que denominamos bolsa periodontal, en la que cada vez se acumulan mayor cantidad de bacterias que pueden poner en peligro la supervivencia de los dientes.

Signos de enfermedad periodontal

Muchas personas no son conscientes de que tienen problemas de encía ya que estas enfermedades no producen dolor, por lo que su diagnóstico es casi siempre tardío. Sus señales de alerta son:

  • Enrojecimiento de las encías.
  • Sangrado de las encías al cepillarse los dientes o espontáneamente.
  • Retracción de las encías, con la sensación de dientes más largos.
  • Aumento de la sensibilidad dental, sobre todo al frío.
  • Movilidad o separación de los dientes.
  • Sensación de quemazón y molestia de encías.
  • Mal aliento y mal gusto.
  • Aparición de abscesos y flemones en la encía, con dolor en la zona.
Repercusiones

Los gérmenes causantes se transmiten dentro de la unidad familiar (entre cónyuges y de padres a hijos).

Si el paciente está en buen estado de salud, normalmente no afecta a su estado general por ser una infección localizada exclusivamente en la boca. Sin embargo, puede afectar muy negativamente en casos de pacientes con enfermedades sistémicas crónicas, tales como diabetes, enfermedades cardiacas, circulatorias, etc. Igualmente, está demostrada una clara asociación entre periodontitis y riesgo de infarto de miocardio, embolismos y riesgo de niños prematuros y de bajo peso en mujeres embarazadas. Asimismo se ha relacionado con un menor rendimiento físico.

Además, la enfermedad periodontal puede influir sobre el desarrollo y curso de ciertas enfermedades sistémicas.

Plan de tratamiento

La enfermedad periodontal se cura. El tratamiento periodontal tiene como objetivo eliminar la placa y el cálculo subgingival causantes de la enfermedad realizando un desbridamiento de los tejidos afectados. Además debemos corregir los factores que nos hacen más susceptibles, como el tabaco, y también es necesario crear las condiciones para que la enfermedad se pueda mantener controlada a largo plazo.

La mayoría de los tratamientos incluyen:

  • Higiene oral individual. 
  • Remoción de la placa y los cálculos (sarro) por parte del profesional (raspado y cirugía periodontal). 
  • Mantenimiento periodontal.

Generalmente es un tratamiento poco molesto, incluida la cirugía periodontal en caso de que sea necesaria. Su dentista o periodoncista valorarán en cada caso la necesidad de anestesia y el tipo. En cada paciente deberemos decidir hasta qué fase del tratamiento llegaremos y qué pasos de cada una de estas fases serán necesarios.

Dependiendo de la cantidad de hueso de soporte destruido, los dientes tratados tendrán mejor o peor pronóstico. Por eso es importante el tratamiento precoz.